Girona

"La Força Vella", una poderosa fortaleza, levantada en el siglo I a C por los romanos, muy bien protegida por muros y calles de piedra. Es el primer recinto de la ciudad, aún hoy perceptible.
Dentro de la "La Força Vella", se encuentra la Catedral, levantada entre los siglos XI y XVIII, desde el estilo románico, pasando por el barroco, cabe  destacar la gran nave gótica (s. XV-XVI) que con 23 m de anchura es el espacio gótico abovedado más ancho del mundo. La Catedral de San Félix, con su esbelto campanario y obras de arte remarcables en su interior.
El Barrio Judío, uno de los barrios judíos mejor conservados de todo el mundo y una muestra evidente de la importancia que tuvo la cultura judía en Girona. Los Baños Árabes, de construcción románica (s. XII), tiene los elementos más admirables en  la entrada, la cúpula sobre finas columnas y capiteles bellamente ornamentados que cubren la piscina central.


Girona ofrece espectaculares imágenes de callejones y, sobre todo, las fachadas de las casas del Onyar, el río que atraviesa la ciudad, pintadas de colores vivos, que configuran la imagen más emblemática de Girona.

Rambla de la LLibertat, magnífico espacio alargado al lado del río Onyar que tiene como elemento característico las bóvedas, porches bajos de arcadas desiguales y es el centro comercial y de ocio de Girona.